La muerte del genio de Figueres

galadali

por Lola Zavala

Ella había muerto 7 años atrás y él dejó de amar la vida. La vida sin ella no tenía ningún sentido. Era su musa, su compañera, su dueña, su fiera, su domadora, su fuente de inspiración. Intentó secarse, dejó de beber y se deshidrató seriamente. Quería estar en un estado de animación suspendida. Quería ser bacteria.

Dicen que, invadido por la depresión, provocó un incendió en su propia habitación. La soledad lo consumió poco a poco, bigote a bigote.

El 23 de enero de 1989, puso a Wagner -sonaba Tristán e Isolda- su disco favorito. Una hermosa música de fondo para, finalmente, irse con Gala para siempre. Su corazón y sus pulmones estuvieron de acuerdo y se detuvieron para no volver a funcionar nunca más. Fue así como el genio Salvador Dalí se apagó, un día como hoy, a los 84 años.

"Dalí Atomicus" por Philippe Halsman, 1948
“Dalí Atomicus” por Philippe Halsman, 1948

Una foto para el recuerdo: “Dalí Atomicus” por Philippe Halsman, 1948

Dicen que para conseguirla, 3 asistentes lanzaban gatos a la cuenta de 3, otro asistente lanzaba el agua, al contar 4 Dalí saltaba y un quinto asistente retiraba de golpe el suelo de los muebles para que se quedasen suspendidos por un instante.

Mientras tanto la esposa de Halsman, Yvonne, sostenía la silla en el aire sujetándola por la pata que no sale en el encuadre.

Ocho personas en total para hacer la foto. Todo un ejercicio de sincronización. Tras casi 30 intentos y más de 5 horas de trabajo, el resultado fue esta maravilla . El propio Halsman declaró en una entrevista: “Mis ayudantes y yo estábamos agotados, completamente mojados y sucios. Solamente los gatos parecían como nuevos”.

…El encanto de la fotografía: inmortalizar un instante…

Deja un comentario

Deja un comentario