El olivo de José Saramago

olivo5
Ilustración: Lola Zavala

por Lola Zavala

Y no subió a las estrellas porque a la tierra pertenecía.

Nuestro sabio sol es ceniza eterna que reposa bajo la sombra de un olivo centenario. Con él comparte la tierra, su origen, la raíz y la hermosa vista hacia el río Tajo.

Ahí está nuestro querido José Saramago.

Ahí descansa.

Deambula feliz entre sus hojas mientras el viento le acaricia la espalda.

Ahí está. De vez en cuando se asoma al mundo y se preocupa. Por fortuna siempre encuentra a alguien gozando entre letras, amigos y libros. Y entonces se tranquiliza. Vuelve a la rama, mira hacia el río y sonríe: aún hay esperanza.

En memoria de José Saramago (16 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 2010)

Deja un comentario

Deja un comentario