Estar aquí es un placer

Foto: Rodrigo Vázquez
Foto: Rodrigo Vázquez

por Lola Zavala
fotos: Rodrigo Vázquez

Antes de que acabara 2014 tuvimos el placer de conversar con el arquitecto mexicano Felipe Leal, quien estuvo en Barcelona para presentar el Seminario de Cultura Mexicana y para ofrecer una conferencia sobre espacios públicos y tejido social en el Colegio de Arquitectos de Cataluña

Estoy aquí de paso en esta ciudad por dos razones: una es para instaurar una corresponsalía del Seminario de Cultura Mexicana. El Seminario tiene varias corresponsalías, una en Washington, otra en Venecia y otra en Guatemala. Actualmente en el Seminario estamos haciendo una reestructuración para contemporalizarlo. Hay un recambio generacional y estamos creando una serie de incentivos para poder tener una visión mucho más actual de la cultura de México hoy. Y desde luego que Barcelona es un punto muy importante. Esta es la primera corresponsalía en España, aunque esperamos que el próximo año se abran más por ser un territorio tan cercano con la cultura mexicana.

Foto: Rodrigo Vázquez
Foto: Rodrigo Vázquez

La otra razón es para dar una conferencia en el Colegio de Arquitectos de Catalunya, como la primera actividad programada del Seminario en Barcelona, sobre la importancia del espacio público como tejido social, que es un área en la que me he especializado en los últimos años. He hecho trabajos de esta naturaleza siempre con una visión social que va más allá del diseño. Y debido a la importancia que tienen las relaciones de México y España, con Barcelona en lo particular, por su arquitectura, por el urbanismo, por el diseño urbano y todos los aportes que ha hecho precisamente la cultura catalana al desarrollo urbano y por la cantidad de estudiantes mexicanos que hay aquí quienes se han formado en maestrías y doctorados, tanto en la arquitectura como en las letras.

Aquí tuvieron una importancia muy grande las obras para los Juegos Olímpicos y la integración de Barcelona, al darle la vuelta a la ciudad hacia el mar con una extraordinaria calidad de diseño muy enfocada con esa integración, porque el diseño catalán siempre ha tenido esa posición. Nosotros no es que no respetemos el diseño, es muy importante, pero ahora creo que en Latinoamérica y en muchos países con conflictos muy fuertes de carácter social es más importante cómo ese diseño consigue animar el tejido social. Y las obras que presenté son obras que hemos hecho en la ciudad de México con este enfoque pero dando un contexto internacional de lo que ha sido el escenario mundial en relación a la importancia del espacio público para animar a la comunidad y de esta manera evitar una serie de conflictos sociales.

Barcelona es una ciudad que para todo arquitecto, urbanista y amante de las ciudades, llama la atención por su riqueza de estructura. Hay que recordar que el primer teórico del urbanismo surgió en Barcelona: Ildefons Cerdá, autor precisamente del Ensanche que fue un planteamiento urbanístico moderno. Incorporaba las vías férreas -el tren que después se convirtió en metro- las manzanas con sus corazones de manzana,  esta gran dimensión y aire, el espaciamiento para la ventilación, para la vista, para la vegetación. Un pionero indudable del urbanismo. Una referencia obligada. Barcelona tiene, además, muchas arquitecturas. Desde toda la muralla romana de la fundación de Barcelona, incluyendo las diferentes etapas posteriores, hasta nuestros días. Quizá la que más perdura, o que mayor difusión tiene en el mundo, es el modernismo catalán. Encabezado por Antoni Gaudí, aunque no él sólo, están también Puig i Cadafalch, Jujol, etc. quienes enriquecieron muchísimo con su visión muy particular del modernismo catalán.

Pero con el tiempo ha habido otras aportaciones a la arquitectura como el Pabellón de Mies van der Rohe, que rompe todos los esquemas. Y después continuó con las obras olímpicas, con las obras de Enric Miralles y Alvaro Siza, y de muchos otros arquitectos que son extraordinarios, como por ejemplo José Antonio Coderch, un gran arquitecto catalán, sin duda una referencia en la arquitectura.

Y esto es continuo. Sigue. Aquí en Barcelona hay muy buena factura, con una tradición arquitectónica muy fuerte. Tienen un extraordinario colegio de arquitectos, están muy unidos y tienen una sede en un lugar maravilloso.

Quizá es algo que en muchos otros países hemos envidiado, la gran calidad de sus universidades y las escuelas de arquitectura, encabezadas por la UPC con la ETSAB, el Colegio de Arquitectos y la propia ciudad que siempre son un referente en el mundo de la arquitectura.

Foto: Rodrigo Vázquez
Foto: Rodrigo Vázquez

Barcelona es una ciudad que se camina, es una ciudad viva, muy amigable. Puedes recorrer sus zonas emblemáticas a pie, puedes caminar de un lugar a otro, del barrio Gótico, al Borne, al Raval, a las Ramblas, al frente de mar y al Ensanche. ¡Qué decir! Barcelona es una gran ciudad peatonal.

Así que estar aquí es un placer.

 

Deja un comentario

Deja un comentario