Los hermanos Bunker de Siam

por Lola Zavala

Los hermanos Bunker de Siam, hoy Tailandia, se llamaban Eng y Chang y fueron conocidos popularmente como los hermanos siameses, de ahí el término que se usa hasta nuestros días. Nacieron unidos en 1811 y unidos murieron el 17 de enero de 1874.

Sus cuerpos compartían poco más de 10 centímetros del pecho, hoy en día se habrían podido separar fácilmente, pero en el siglo XIX eso era imposible. Fueron descubiertos y exhibidos en giras por Inglaterra, Europa y Estados Unidos, primero por un cirquero y después, ya de manera independiente, administraron ellos mismos su espectáculo. A decir de diversas fuentes era una exhibición sorprendente, inteligente y divertida. Con ella se procuraron una fortuna y se establecieron en Carolina del Norte, donde compraron tierras, adoptaron el apellido Bunker y se convirtieron en miembros respetables de su comunidad. Eran diametralmente opuestos, a Chang le gustaban las juergas y el alcohol y a Eng las letras. Se casaron con las hermanas Sarah y Adelaide Yates, pero secretamente los dos amaron a Adelaide, la que se casó con Chang. Cada esposa tenía su casa y los hermanos pasaban tres días en cada una y los domingos los pasaban en familia. Las noches de Chang y Adelaide eran apasionadas, más las de Adelaida porque cuando Chang dormía, Eng la cogía amorosamente de la mano. Chang y Adelaide tuvieron 10 hijos. Sarah y Eng 11.

La noche del 17 de enero de 1874, Eng se despertó al notar que su hermano no respiraba, gritó pidiendo ayuda, pero Chang había muerto. Y aunque habían acordado que si uno de los dos moría un médico los separaría, Eng se negó a semejante cosa y murió tres horas más tarde.

Más de dos siglos después, sus 1800 descendientes se reúnen cada año en su memoria y existen dos gemelos que llevan con orgullo los nombres de Chang y Eng.

Eng, Chang, el hijo de Eng de 21 años, James M. y el hijo de Chang de 12 años, Albert. Imagen tomada del libro “The two” de Della Shafer.

Deja un comentario

Deja un comentario