Deletreando a Octavio

Ilustración: Lola Zavala

Octavio Paz

Niño y trompo

Cada vez que lo lanza
cae, justo,
en el centro del mundo.

Decir, hacer

Entre lo que veo y digo,
Entre lo que digo y callo,
Entre lo que callo y sueño,
Entre lo que sueño y olvido
La poesía.
Se desliza entre el sí y el no:
dice
lo que callo,
calla
lo que digo,
sueña
lo que olvido.
No es un decir:
es un hacer.
Es un hacer
que es un decir.
La poesía
se dice y se oye:
es real.
Y apenas digo
es real,
se disipa.
¿Así es más real?
Idea palpable,
palabra
impalpable:
la poesía
va y viene
entre lo que es
y lo que no es.
Teje reflejos
y los desteje.
La poesía
siembra ojos en las páginas
siembra palabras en los ojos.
Los ojos hablan
las palabras miran,
las miradas piensan.
Oír
los pensamientos,
ver
lo que decimos
tocar
el cuerpo
de la idea.
Los ojos
se cierran
Las palabras se abren.

Ilustración: Lola Zavala

La libertad no necesita alas, lo que necesita es echar raíces.

Ilustración: Lola Zavala

Dónde sin quién

No hay
ni un alma entre los árboles.
Y yo
no sé adónde me he ido.

Hermandad

Soy hombre: duro poco
y es enorme la noche.
Pero miro hacia arriba:
las estrellas escriben.
Sin entender comprendo:
también soy escritura
y en este mismo instante
alguien me deletrea.

____________________________________________________________________

Deletreando al maestro Octavio Paz
(31 de marzo de 1914, 19 de abril de 1998)

Deja un comentario

Deja un comentario