Ofrenda Memorias, en el Born

Foto: Lola Zavala
Las catrinas de Lencería Cultural, Ariadna Ferreira y Santa Esmeralda, frente a la ofrenda. Foto: Lola Zavala

por Raíces al aire

El pasado sábado 31 de octubre se vivió en la explanada del antiguo mercado del Born, en Barcelona, una intensa y emotiva jornada mexicana de Día de muertos.

Un acto con un amplio programa de actividades, entre las que destacó la ofrenda dedicada a las personas que han sido víctimas de la violencia: los migrantes muertos en la búsqueda de un mundo mejor, las mujeres asesinadas por feminicidio y los desaparecidos en las fosas comunes y su derecho a ser enterrados con identidad. Una jornada de memoria, de reflexión, de fiesta mexicana y también catalana, con una castanyada popular tan tradicional en estas tierras en el Dia de Tots Sants.

En la convocatoria y organización participaron numerosas asociaciones y colectivos:  Associació de veins i veines del Casc Antic, Asamblea Ayotzinapa-Catalunya, Comissió d’Afectats pel Projecte Urbanístic del Born, Casa Iberoamericana de la MujerEspai del inmigrante, Encuentro por México-Barcelona, H.I.J.O.S. Barcelona, L’Adhesiva espai de trobada i acció, Lenceria Cultural, Revista Cultural Raíces al aire, La Purísima

Altar Memorias. Foto: Lola Zavala
Altar Memorias. Foto: Lola Zavala

La noche comenzó con la presentación de la ofrenda a la Memoria que vibraba en el centro de la explanada. Era un hermoso altar hecho de cañas, traídas especialmente del Besós, adornado con flores naturales y de papel,  calaveras de cartón y veladoras. Con cuatro frentes, uno para cada una de las causas: desaparecidos, feminicidios, migrantes y fosas clandestinas.

Posteriormente se leyeron las calaveras literarias dedicadas a Enrique Peña Nieto (presidente de México) ganadoras del Concurso de calaveras. El primer lugar fue para Mayte Guzmán Mariscal, con la calavera titulada “Por errores y omisiones, a la fosa común”

Después subieron al escenario las Catrinas de Lencería Cultural, con las talentosas Ariadna Ferreira y Santa Esmeralda, con un divertido sketch titulado “La muerte en paro”, que fascinó al público. Luego presentaron el duro monólogo “Sin palabras en el país de no pasa nada”, a cargo de Áurea Ayón, sobre la violencia hacia las mujeres.

Las Catrinas de Lencería CUltural. Foto: Lola Zavala
Las Catrinas de Lencería CUltural. Foto: Lola Zavala

Al terminar los performances el público disfrutó de la rumba y el rock & roll de Mateólica, mientras tomaba margaritas para mitigar el frío y alegrar el espíritu.

Luego llegó Rosa Sánchez, acompañada de Octavio Beltrán y Héctor Serrano. Los tres obsequiaron un concierto hermoso dedicado a las mujeres asesinadas por feminicidio. Rosa cautivó con su voz y el repertorio de “Cupaima” en homenaje a Chavela Vargas, presente desde la pantalla:

Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas, lo mismo que un árbol que en tiempo de otoño muere por sus hojas. Al fin las tristeza es la muerte lenta de las simples cosas, esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón…

Rosa-Web
Octavio Beltrán y Rosa Sánchez. Foto: Lola Zavala

Más tarde Teo Wronskiano tocó el piano y cantó con emoción e intensidad, para dejar paso a la dulce voz de Muna Maklhouf.

Foto: Lola Zavala
Los Innombrables y Muna Maklhouf. Foto: Lola Zavala

La fantástica noche cerró con todo el mundo bailando al son de los djs Marina y sus balas de plata y la alegre salsa de El Sonido Alpaca.

Foto: Lola Zavala
Foto: Lola Zavala
Foto: Lola Zavala
Foto: Lola Zavala

Deja un comentario

Deja un comentario