Presuntas diferencias

cm

por Ángel García

Ser latinoamericano y vivir en Europa, independientemente de la razón de la migración, genera distintos pensamientos en los compatriotas, por ejemplo: “claro, en Europa se está mejor”.  Si bien se respira otro aire y se vive a otro ritmo, la realidad no es tan distinta a la que se vive en Buenos Aires, Santiago, Caracas o el D.F. Por lo menos en Barcelona no.

El pasado 17 de enero, a través del canal 33 de Cataluña, en el programa ‘Sala 33’ transmitieron el documental ‘Ciutat Morta’ (2013) dirigido por Xavier Artigas y Xapo Ortega. En este film se hace el seguimiento de uno de los peores casos de corrupción policial donde, luego de una intervención de la Guardia Urbana de Barcelona para terminar una fiesta (denominada por la autoridad como ‘okupa’),  un oficial quedó en estado vegetativo por el impacto de un objeto en la cabeza. De ese millar de personas se detuvo a nueve, de esos nueve tres son de origen sudamericano (Rodrigo, Alex y Juan) y a quienes inculparon de la agresión al oficial, los torturaron, los encerraron en prisión y les destrozaron la vida. Además de inculpar a dos chicos (Patricia y Alfredo) que se encontraban en el lugar y el momento equivocados. Los relatos, además de ser desgarradores, indignan.

‘Ciutat Morta’ hace recordar al sistema judicial mexicano como si fuera una adaptación de ‘Presunto culpable’ (2008). Otro documental que retrata las fallas de un sistema de justicia. En este caso José Antonio Zúñiga es acusado de homicidio y condenado a veinte años de prisión. Su caso lo toman unos jóvenes abogados que encuentran todas las lagunas e incoherencias para perjudicar a ‘Toño’. En esta película, de Roberto Hernández y Geoffrey Smith, los relatos también indignan provocando náuseas por la putrefacción tan profunda que ataca a las instituciones.

presunto-culpable

En ambos documentales se percibe una persecución clara hacia ciertos sectores de la población, la tendencia policial de atacar al desprotegido y a juzgarlo solamente por sus apariencias. En las dos películas se nota el cinismo con el que operan los montajes, lo hondo de la cloaca y la importancia de la sociedad civil.

Otro punto en común es la censura que sufrieron las obras al tener que modificar su versión original para su transmisión en televisión, o la persecución por parte de las autoridades, incluso de aquellos personajes que se sintieron agraviados al ser denunciados por sus corruptelas (en el colmo del cinismo).

Es vital que, como ciudadanos, abramos los ojos sin importar nuestros países de origen y residencia. ‘Ciutat Morta’ y ‘Presunto Culpable’ van más allá del sistema fallido de un país, son documentales necesarios para crear conciencia, para darnos cuenta que las presuntas diferencias que separan a las sociedades son sólo espejismos.


Ciutat Morta puede verse en ESTE enlace.

 

Deja un comentario

Deja un comentario