La calle más alegre del mundo

La concurrida Rambla de Barcelona, una tarde de principios de agosto de 2017.

“La calle más alegre del mundo, la calle donde viven juntas a la vez las cuatro estaciones del año, la única calle de la tierra que yo desearía que no se acabara nunca, rica en sonidos, abundante de brisas, hermosa de encuentros, antigua de sangre: Rambla de Barcelona”.

Federico García Lorca regaló estas bellas palabras a las floristas del paseo, a finales de 1935, tan solo unos meses antes de ser fusilado, el 18 de agosto de 1936.

Que la Rambla no se nos acabe nunca y tampoco su alegría tan inmensa como entrañable. Nuestra solidaridad con todas las víctimas del atentado ocurrido en las Ramblas de Barcelona, el pasado jueves 17. A la violencia nuestro total repudio.

La Rambla, en 1930. Imagen obtenida de la página web labarcelonadeantes.com

Deja un comentario

Deja un comentario