Documental: Las muertes chiquitas

Como parte de la exposición ¡Feminismos!, el CCCB presenta el documental «Las muertes chiquitas» de Mireia Sallarès

Las muertes chiquitas Mireia Sallarès / 2009 / México / 286 min / VO (es)
Viernes 4 de octubre – 18.30
Proyección de la primera mitad de la película
Sábado 5 de octubre – 17.00
Proyección de la segunda mitad de la película
19.30 – Conversación con Mireia Sallarès y Marta Segarra
Entrada libre
CCCB Montalegre, 5 – 08001 Barcelona

En esta película de no ficción, Mireia Sallarès aborda la relación de las mujeres con el orgasmo. El film, de cinco horas de duración, es el resultado de entrevistas, charlas y vivencias con cerca de 30 mujeres mexicanas de diversas edades, estratos sociales, profesiones e ideologías que vinculan el placer con el poder, las luchas armadas, el feminicidio, el colonialismo, la transexualidad, la prostitución, la enfermedad, el exilio, la teología de la liberación, la pluralidad de la identidad mexicana o el compromiso ético del arte con la realidad sociopolítica.

Se proyecta en dos sesiones de dos horas y media cada una. La segunda sesión cuenta con la presencia de Mireia Sallarès, responsable de la pieza, y de Marta Segarra, comisaria de «Coreografías del género» de ¡FEMINISMOS!

«“Los orgasmos, como la tierra, son de quien los trabaja”, es la frase que atraviesa varias voces implicadas en el proyecto, que la artista catalana Mireia Sallarès había iniciado hace más de tres años como un viaje por distintos estados de la república mexicana, acompañada con su cámara y el rótulo luminoso de neón que decía: “Las muertes chiquitas.”

La tierra -en este caso, la mexicana-, debajo de la superficie más o menos obvia de la realidad, está densificada por las subjeti- vidades y sus arraigos, conflictos, deseos. Los orgasmos –en este caso, los femeninos- , compartidos o solitarios, catárticos o frustrados, son un punto de partida posible para establecer nexos público-privados, erótico-políticos. El ámbito íntimo de la sexualidad se coloca así a la escena del placer público, mejor dicho, del erotismo construido mediante diversos mecanismos de transacción y control ideológicos, religiosos, culturales. La pieza central del complejo tejido del proyecto es el largome- traje documental que registra algunos momentos de las entre- vistas con diferentes mujeres mexicanas. El estreno de la pe- lícula en el abandonado Cine Ópera de la Ciudad de México, destierra las experiencias orgásmicas de su condición de inti- midad y las conduce hacia un espacio de reflexión y discusión públicas. Lo demuestran las mesas de debate organizadas por la artista, que han vinculado el placer con las luchas armadas, el feminicidio, la transexualidad, la teología de la liberación fe- menina, la prostitución, la enfermedad, el exilio, la pluralidad de la identidad mexicana y el compromiso ético del arte con la realidad socio-política. Lo demuestra también el libro del pro- yecto, que además de narrar el proceso, sitúa las experiencias femeninas en un cruce de distintos enfoques teóricos.

Frente al sistema operante -nos comunican Las muertes chiqui- tas-, la tierra, el cuerpo y el placer que implica su construcción, reclaman derechos sobre una participación activa, reflexiva e incluyente.»

Helena Braunstajn, Pluralidades orgásmicas

Las Muertes Chiquitas (Trailer) from Sans Godot on Vimeo.

Deja un comentario