Tag Archives: Relato

El sabor se va con los muertos

por ILang Paz Prado Era ya finales de octubre y esa era una de mis épocas favoritas del año, pues el 1 y 2 de noviembre festejamos en México el Día de Muertos. Los Días de Muertos son un festejo, literalmente. La fiesta consiste en ir al panteón (cementerio) para convivir con nuestros antepasados difuntos. Se llevan flores y papeles de colores para adornar, muchas veladoras se ponen alrededor para alumbrar durante la noche y se preparan los alimentos preferidos del muertito, que se disponen sobre la tumba.…

Read More »

Todos Santos en Xochimilco

por Laura Martínez Alarcón “A mi el gusto que me da es que todos nos vamos a morir”, sentencia doña Catalina Ojeda mientras recoge su canasta colmada de flores antes de perderse entre los sepulcros de San Gregorio. Es Día de Muertos y la visita al panteón es obligada en la zona rural de la ciudad de México. Es medianoche, pero parece mediodía por la cantidad de gente que va arribando desde los pueblos cercanos a la zona lacustre de Nativitas, al sur de la…

Read More »

Thomas Mann y la inflación

por Juan Honey A Concha y María José Dicen que los días de… sirven para recordar a la población ciertos temas. Así, a ésta le da por reflexionar sobre las señaladas cuestiones. El día de la tierra funge de pretexto para dictar conferencias sobre lo mucho que hemos estropeado nuestro hábitat y lo que lo compone; el día de la mujer, de lo escandaloso del comportamiento de los varones contra nuestras cousufructuarias de especie durante milenios; el día de los derechos humanos, sobre qué tan…

Read More »

Un mundo roto

por Laura Martínez Alarcón Todo empezó con una promesa de mundos perdidos. Hacía tiempo que la paz reinaba en el mundo y los habitantes de algunas regiones empezaban a sentirse incómodos ante tanta beatitud. Se palpaba cierta necesidad de pasar a la acción, sobre todo en el Gran Imperio de las Águilas Calvas, pero nadie se animaba a dejar las cálidas poltronas. Entonces, apareció él. Alddond Rumpt, un hábil latifundista que, a lo largo de su impulsiva vida, había ido probando distintas ocupaciones hasta convertirse…

Read More »

El guarda herido

por Raúl Alonso Truan No recuerdo ningún momento de mi infancia en el que no estuviese allí. Por supuesto, no me refiero a que se encontrase presente en todo momento, era más bien una certeza íntima de que estaba detrás de todos mis pasos. De que sabía y entendía y pese a todo no juzgaba. Estaba allí y su apoyo y cobijo eran perennes e inmutables. Notaba su aura a mi alrededor cada vez que pasaba por la plaza de camino al colegio y otra…

Read More »

Los hermanos Bunker de Siam

por Lola Zavala Los hermanos Bunker de Siam, hoy Tailandia, se llamaban Eng y Chang y fueron conocidos popularmente como los hermanos siameses, de ahí el término que se usa hasta nuestros días. Nacieron unidos en 1811 y unidos murieron el 17 de enero de 1874. Sus cuerpos compartían poco más de 10 centímetros del pecho, hoy en día se habrían podido separar fácilmente, pero en el siglo XIX eso era imposible. Fueron descubiertos y exhibidos en giras por Inglaterra, Europa y Estados Unidos, primero por…

Read More »

Postal de invierno

por Lola Zavala La primera señal asalta a mi nariz al salir por la boca del metro de la Plaza de Sants. El aroma de los boniatos asados se deja sentir sin ninguna mesura. También el de las castañas, que son gallegas como Luis, el hombre que llega puntual a su cita cada temporada y se instala en la esquina de la plaza. Estará tres meses vendiendo esos suculentos manjares en honor a su tierra y a su hermana fallecida, quien en vida estaba al…

Read More »

El Olentzero

por Raúl Alonso Truan Así me lo contaba mi abuelo todas las navidades: Dicen los ancianos del lugar, que cerca de la cima del monte Gorbea vivía un pastor y carbonero de malas pulgas y borrachín que sólo bajaba al pueblo una vez al año a vender sus quesos, cabritos y carbón vegetal, y a aprovisionarse de vino y aguardiente. Cuando llegaba al pueblo, los niños se escondían ya que todos sabían de su tendencia a repartir varazos a todo el que se pusiera a…

Read More »

Aunque casi ya no lo sepa

por Lola Zavala El hombre sube trabajosamente al autobús. Lleva consigo un bastón y una inmensa soledad. Se sienta sonriente y mira amorosamente a la pareja de ancianos que le devuelve el saludo desde el asiento contiguo. El octogenario aprovecha ese gesto y cuenta su historia. Su mujer padece Alzheimer. La tuvo en casa durante unos años hasta que le dio una embolia. Anduvo de hospital en hospital. Cuando consiguió salir fue a dar a una residencia en donde recibe los cuidados que necesita. Sin…

Read More »

Hombres en los que no hay que confiar

Hombres en los que no hay que confiar por Paula Arizmendi Yo tenía diez años, y una bicicleta muy usada —aun en buen estado pero con escandalosas raspaduras— que Santa Claus me había regalado hacía ya más de tres años. Mi primo Martín, en cambio, tenía ya once años y una flamante Magistroni Vértigo XT-8, que sus padres le habían regalado unas semanas atrás por su cumpleaños. El veía a la gente por encima del hombro, en su bólido; yo miraba mi bicicleta con vergüenza…

Read More »

De puertas adentro

por Laura Martínez Alarcón A las 7 de la mañana del 19 de septiembre de 1985, un terremoto de 8,1 grados en la escala de Richter devastó el centro de la ciudad de México. Nunca se supo cuántos muertos hubo. Se especuló con diferentes cifras: desde los seis mil y pico que dieron los medios oficiales, hasta los 27 mil registrados por los organismos internacionales. Doscientos cincuenta edificios fueron destruidos y más de 500 quedaron gravemente dañados. Es doloroso ver cómo se parecen las ciudades…

Read More »

Encuentro imaginario

Crónica del encuentro imaginario, o no, entre Antoni Gaudí y Josep María Subirachs por Lola Zavala Cada mañana, el bullicio lo despierta. El letrero que reza “Aquí descansan los restos de…” le da hasta risa. Menudo descanso eterno el mío, piensa. Cada mañana venga la marejada de turistas, flashes, alboroto y harto ruido. El estruendo de la obra -que avanza cada día imparable- lo halaga, pero el taconeo y el vocerío de los visitantes no lo deja pensar ni concentrarse. Miles de lenguas suenan a…

Read More »